Las Hijas del Rap / Mérida Yucatan / by Sociedad Cimarrona

Hay narrativas fundacionales,  pilares en toda experiencia históricamente marginalizada, y más cuando la conversación gira entorno a producción artística. En el contexto de las comunidades de Hip Hop, la discusión sobre políticas de género y la participación de la mujer no es únicamente un tema relevante sino imprescindible, al punto de que su falta de representación literalmente anula la capacidad clave de transgredir e impactar mas allá de los bordes del ejercicio creativo y sus proyecciones estéticas.

Uno de los grandes fracasos del Hip Hop en México en el sentido comunitario es el hecho de que  el movimiento se insertó en la vida cultural del país como una alternatividad desracializada en términos políticos, que nunca superó las condiciones impuestas por la colonialidad y sus aspiraciones eurocéntricas, que continuó reproduciendo fielmente las construcciones patriarcales de las estructuras de poder, esterilizando políticamente a sus miembros mediante la retórica de un multuculturalismo indiferente o poco informado del momento histórico, bajo la excusa de utilizar al rap como una plataforma sustentada en la ambigüedad de una práctica aparente de “libre  de expresión” la cual ofrece un análisis reflexivo que interioriza,  que en vez de interpelar y confrontar a la hegemonía, la mira de lejos de forma pasiva o en otros casos la quiere mirar de cerca intentando ser co-optada por sus dinámicas. 

Escuchar a un grupo multigeneracional de mujeres reivindicando el feminismo , la participación política a partir del arte ,  la organización comunitaria en una ciudad como Mérida y utilizando al Hip Hop como vehículo y común denominador en su postulado, es ya de antemano una base sólida que merece la atención de todos.

Las Hijas del Rap son uno de los colectivos que trabajan con Hip Hop mas interesantes que hemos visto en el país recientemente y creemos son una pieza clave en la búsqueda por deconstruir y cambiar la cara a una comunidad dominada por la masculinidad y sus complejidades inherentes. 

La música no le queda a deber al discurso y aunque estamos seguros que aun veremos una progresión constante en su performance y producción, su set en vivo es bien ejecutado y disfrutable.

Aqui Las Hijas del Rap.