Critical Thinking

Poesía de Nos, Global South Vernacular (English and Spanish) by Sociedad Cimarrona

Poesía de Nos, Global South vernacular.

by Bocafloja

Recently, I heard a poet discuss his obsession with poetry as a hierophany. All jokes aside, what a regressive form of whiteness! I felt quite embarrassed for him and, despite the possibility of being cursed by Greek deities, I had no other choice but to smile and keep it moving in the name of dignity. 

Cultural and epistemic hegemonies designed and instituted classic notions of poetry in ways that any system of knowledge that is not centering white culture goes through an irremediable process of peripheralization.

In the age of liberalism, shit is no different. Racialized poets that center their body of work on Diasporic narratives and identity while praising the Obama administration are just irresponsible, embodying a level of political naiveté close to absurdity since they choose to ignore the historical and political experiences inherent to their own bodies in regards oppression, abuse, and genocide perpetuated by the aforementioned politician and his collaborators.

Representation and visibility can become a "systemic concession" when power remains in the hands of the same administrators of wealth, just another pacifier that adds up in favor of internal colonialism.

I just can’t listen to any more criticism on Trump from poets that are not willing to question capitalism as a systemic structure that has been profiting on the social death of Black and Brown people across the globe for centuries.

That being said, and with the excuse of April being “National Poetry Month”, i wrote this piece in the spirit of sharing other voices, other discourses, other vernacular experiences;     

Western constructions of women liberation and empowerment are often practically obsessed with the act of uncovering the body as the only road to emancipation, automatically categorizing as oppressive any other form political practice. When i hear Pussy Riot defined as some sort of vanguard when it comes to political activism, I have no choice but going back to some of the global south’s basic political premises; to provoke does not necessarily means to transgress, specially when the body is white.

Brown bodies proudly wearing a Hijab in white spaces as an affirmative act that states freedom of choice and liberation clearly shake hegemonies in ways they can’t digest easily.

 Samira Saleh.

Samira Saleh.

Samira Saleh is an outspoken Muslim poet of Egyptian and Moroccan descent based in Belgium. Samirah has a powerful stage presence and her poetic delivery is flawless. “Can we please stop telling girls they can’t eat” remind us that switching the colonial lenses that for years have defined beauty and aesthetics in such toxic ways is not an option but a historical obligation that we need to pursue. 

  

Amanda Alcantara’s wordplay is a full circle. It doesn’t ask for permission. She navigates language brilliantly by merging complex discursivity within Black and Brown vernacular in ways that clearly amplify the potential of a performative act. 

Amanda has all the tools to theorize about Black feminism while twerking to trap music unapologetically.

Nunca seré fina is a powerful narrative in first person. In times where the liberal agenda is all about co-opting and neutralizing anything diasporic, Amanda is a very necessary voice that reminds us that identity politics was originally rooted in a profound anti-capitalist sense and internationalism.

 

La poesía de Nos.

---------

(Español)

Recientemente escuché a un poeta discutir sobre su cuasi obsesión con el acto poético como hierofanía. Dejando las bromas a un lado, que clase de blanquitud! Me dio un poco de vergüenza ajena y a pesar de la probable maldición impuesta por las deidades Griegas en mi contra, no tuve mas opción que sonreír y seguir mi camino en el nombre de la dignidad.

Las hegemonías culturales y su epistemología se han encargado de instituir las nociones “clásicas” de la poesía de una manera en la que cualquier sistema de conocimiento que no centra a la cultura blanca esta destinado a un irremediable proceso de periferización.

En la era de las democracias liberales, esta mierda no es distinta.

Todo poeta racializado que centra su trabajo en discusiones sobre identidad y narrativas de la Diáspora que al mismo tiempo rinde alabanza a la figura de Barack Obama y su administración, es sencillamente irresponsable, con un nivel severo de ingenuidad política que raya en lo absurdo dado que ignora las experiencias histórico-políticas inherentes a su propio cuerpo en relación con los procesos de opresión, abuso y genocidio perpetuado por el antes mencionado político y sus colaboradores. 

Representación y visibilidad pueden convertirse en una especie de "concesión sistémica”cuando el poder y los recursos siguen estando en manos de los mismos “administradores”, convirtiéndose en un ejercicio de pacificación que fortalece y suma a favor del colonialismo interno.

Sencillamente me rehuso a escuchar mas críticas sobre Trump viniendo de poetas que se niegan a cuestionar al capitalismo como un problema estructural que se ha alimentado de la muerte social de los cuerpos racializados alrededor del mundo por cientos de años.

Habiendo dicho esto y aprovechando la excusa del mes de Abril como el “Mes nacional de la poesía” en los Estados Unidos, escribí esta pieza breve con la intención de compartir otras voces, discursos y  tradiciones vernáculas. 

Las construcciones occidentales referentes a la liberación y empoderamiento de la mujer manifiestan una constante fijación con respecto al acto de descubrir el cuerpo como el único camino legítimo a la emancipación, automáticamente categorizando como “opresivo” cualquier otra practica política referente a la vestimenta. 

Cuando escuché a Pussy Riot ser definido como una especie de vanguardia dentro del activismo político, no tuve opción mas que remontarme a ciertas premisas básicas de la militancia en los “sures” globales; provocar no es necesariamente transgredir, en especial cuando el cuerpo es blanco.

Cuerpos prietos portando orgullosamente un Hijab en espacios blancos como un acto afirmativo que apela a la libertad de elección y a la liberación de la mujer, claramente sacuden a las hegemonías de una manera que les dificulta la digestión.

Samira Saleh es una poeta musulmana de ascendencia Egipcia y Marroquí residente en Bélgica. Samira tiene una poderosa presencia escénica y su ejecución poética es impecable. Can we please stop telling girls they can’t eat / Podemos por favor dejar de decirle a las jóvenes que no pueden comer nos recuerda que el cambiar los lentes coloniales y normalizados de apreciación estética y belleza que por años han contaminado nuestra psique, mas que una opción es una obligación historica que debemos perseguir. 

El juego de palabras de Amanda Alcantara es un círculo completo. No pide permiso.

Navega sobre el lenguaje de forma brillante fusionando cierta complejidad discursiva con tradiciones vernáculas diásporicas, coloquialismos de la experiencia Negra que le permiten amplificar el potencial de su acto performativo. 

Amanda tiene las herramientas para teorizar sobre feminismo Negro al tiempo que practica twerking a ritmo de Trap sin pedir disculpas. 

Nunca seré fina es un sólido ejercicio de narrativa en primera persona. En tiempos donde la agenda liberal esta mas activa que nunca en términos de la co-optación y neutralización de cualquier manifestación asociada a la Diáspora, Amanda es una voz crucial para recordarnos que las políticas de identidad tienen su origen en un profundo sentir internacionalista y anti-capitalista.

Poesía de Nos.

Aesthetics/Reshaping social subjectivity (English and Español) by Sociedad Cimarrona

Aesthetics / Reshaping Social Subjectivity

by Bocafloja

 

I ve always been interested in aesthetics as a form of discourse. Beyond the limitations of concrete messages that can be read or seen on clothes, I opt to center my analysis and appreciation at the space in which Black and Brown bodies merge with the production adjacent to their existence.

White bodies can suscribe to an ideology or political discourse by wearing a T-shirt that clearly empathizes with it, proudly rocking dirty sneakers as a tangible representation of their "cosmopolitan lifestyle” as globetrotters. The white left often feels scandalized by impeccable and expensive shoes wore amongst Black and Brown activists, nothing new; Sterility and the abominable intrinsic correlation between whiteness and hygiene. Their "immaculate tidiness" remains intact even when swimming in the mud, Body politics 101.

Aesthetics, ornaments, and accessories were always an important element within indigenous cultures in pre-colonial times. I remember reading a short story about a funeral in Ghana, in which a widow was carefully selecting the most impressive attire for her beloved deceased arguing that no one should make such a transition wearing everyday clothes; the farewell must be majestic.

I am convinced that the aesthetics of austerity can be very colonial.

In despite of the overpowering wave of liberalism that co-opts and attempts to neutralize every single Black and Brown cultural experience, Dandyism in certain contexts is still a very powerful practice that carries a vibrant disjunction towards the hegemonies: the possibility of reshaping social subjectivity within the colonized.

Fuck narratives of 'excellence and respectability', the european suit is redesigned in direct opposition to sanitized cut and sew. 

Transgression rhymes with flyness, please clean those shoes. 

 Harness Hamese, Street Bullies, PORT Magazine.

Harness Hamese, Street Bullies, PORT Magazine.

(español)

Estética / Reconfigurando la subjetividad social

Siempre me ha interesado la estética como una forma discursiva. Mas allá de las limitaciones de leer o escuchar un mensaje en concreto en una prenda, opto por centrar mi análisis y apreciación en aquel espacio en que los cuerpos racializados se funden junto a la producción adyacente a su existencia. 

Los cuerpos blancos pueden suscribirse a una ideología o discurso político tan solo al usar una camiseta que mediante el mensaje escrito logre empatizar con esos procesos, usando orgullosamente tenis sucios como una representación tangible de su vida cosmopolita como trotamundos. 

La izquierda blanca con frecuencia se escandaliza cuando algunos activistas Black & Brown muestran sin empacho su gusto por los tenis caros. Nada nuevo, esterilidad y la intrínseca abominable correlación entre blanquitud e higiene. Su “pulcritud inmaculada” permanece intacta incluso cuando ellos nadan en el lodo. Políticas del cuerpo lección 1.

La estética, ornamentos y accesorios han sido un elemento importante en el contexto de las culturas indígenas desde el periodo pre-colonial. Recuerdo haber leído una historia corta sobre un funeral en Ghana, en el cual una viuda se daba a la tarea de seleccionar cuidadosamente la vestimenta del difunto, argumentando que nadie debería hacer esa transición tan importante vestido en ropa de todos los días; la despedida debe ser majestuosa.

Estoy convencido que las estéticas de la austeridad pueden ser de lo mas coloniales.

A pesar del liberalismo como una ola avasalladora que co-opta e intenta neutralizar cada una de las experiencias culturales de los pueblos racializados, el Dandismo por ejemplo en ciertos contextos (y cuerpos) continua siendo una practica poderosa que trae consigo una vibrante disyuntiva con respecto a la hegemonía: La posibilidad de reconfigurar la subjetividad social entre los colonizados.

A la mierda esas narrativas de la “excelencia” o la “respetabilidad”, porque aquí el traje europeo es rediseñado en oposición directa a los cortes de la “sastrería fina”.

Transgresión rima con un estilo cabrón, así que por favor, limpie bien sus zapatos.

Angela Davis / Brief note (English & Español) by Sociedad Cimarrona

Angela Davis / Brief note by Bocafloja

I came across Angela Davis through the music of Queen Latifah. Mexico City, early 90’s, pre-internet era, reading The Source magazine was some sort of personal ritual in which I recognized tremendous intellectual value. My engagement in the political realm was null, although I always recognized my body politics. In 1999 I went to Cuba and performed at the Festival Internacional de Rap Cubano, in which a series of symposiums were taking place.

One morning, I walked into one of the conference rooms to realize that the main discussion was centered on the work of Angela Davis, presented by a predominantly young Black women panel, unequivocally involved in Hip Hop culture. The connection was consolidated and my comprehension of rap music changed from a one dimensional art form to a multi-dimensional conglomerate of experiences directly attached to Black and Brown existence. 

No book has ever touched me emotionally as deep as Soledad Brother by George Jackson, in which Angela taught me one of the most valuable lessons ever; the politics of affection.

Angela translated Hegel’s work to the language of my body.

Angela shared with me valuable tools to navigate the social fabric as a colonial subject.

Angela redefined my optics on the relationship between space, surveillance and structural violence.

Angela empowered my militancy by questioning my hyper-masculinity.

Larga vida Angela.

Screen Shot 2018-01-27 at 12.48.38 PM.png

(Español)

Me crucé por primera vez con Angela Davis a través de la música de Queen Latifah. Ciudad de México, inicio de los 90’s, en la era pre-internet, leer la revista The Source era una especie de ritual personal en el cual lograba reconocer un tremendo valor intelectual.

Mi compromiso y enganche con lo político era nulo, aunque siempre reconocí las políticas de mi cuerpo.

En 1999 fui a Cuba para participar en el Festival Internacional de Rap Cubano, el cual incluía en su programa una serie de simposios. Una mañana, camine hacia un de los cuartos de conferencias para darme cuenta que la discusión que estaba teniendo lugar estaba centrada en el trabajo de Angela Davis,  presentada por un panel compuesto mayoritariamente por mujeres Negras, jóvenes e inequívocamente involucradas en el movimiento de Hip Hop. 

La conexión fue consolidada de inmediato y mi comprensión de la música Rap cambió de una forma artística uni-dimensional a un conglomerado de experiencias directamente adjuntas a la negritud e indigeneidad como patrones de existencia. 

Ningún libro ha sido capaz de tocarme emocionalmente de forma tan profunda y poderosa como Soledad Brother de George Jackson, en el cuál Angela me enseño una de las lecciones mas valiosas jamás aprendidas; Las políticas del afecto.

Angela tradujo el trabajo de Hegel al idioma de mi propio cuerpo.

Angela me compartió herramientas valiosas para navegar el tejido social como un sujeto colonial.

Angela redefinió mi óptica con respecto a la relación entre espacio, vigilancia y la violencia estructural. 

Angela empoderó a mi militancia a través de cuestionar mi hipermasculinidad. 

Larga vida Angela.

Your Healing is Killing Me / Nota breve (Spanish and English) by Sociedad Cimarrona

Your Healing is Killing me / Una nota breve sobre el libro de Virginia Grise

by Bocafloja

En un momento histórico donde las políticas de identidad han sido formalmente co-optadas por el liberalismo a través de la neutralización estratégica de su origen anti-capitalista, las practicas de “sanación” caminan en una linea delgada entre las prácticas de auto-cuidado como una forma política y un acercamiento condescendiente eventualmente indiferente a los procesos de opresión.

“El capitalismo es tóxico, pero la revolución no se encuentra en tu crema para el cuerpo”; Virginia Grise nos habla claro en “Your Healing is Killing Me”, un proyecto literario que se define como un manifiesto performático, el cual atina quirúrgicamente en la discusión sobre las patologías de nuestros cuerpos racializados en el contexto de un sistema diseñado para monetizar mediante su exterminio. 

Grise propone un sistema de autodefensa colectiva, que no solo sea una herramienta para tolerar los abusos sistémicos, sino una estrategia para desmantelarlos y destruirlos.

Your Healing is Killing Me desmonta categóricamente el discurso cómodo del auto-cuidado como primera y última frontera de la participación política.

Sólido.

Screen Shot 2017-12-20 at 5.12.57 PM.png

(English Transcreation)

In a historical moment in which identity politics have officially been co-opted by liberalism through the neutralization of their anti-capitalist roots, healing practices walk a thin line between self-care as a political act and an accommodating approach to oppression, which eventually creates indifference towards capitalism’s toxicity. 

“Capitalism is toxic but the Revolution is not in your body butter”; Virginia Grise speaks clearly in Your Healing is Killing Me, a literary project that defines itself as a performance manifesto that hits the point with surgical precision when discussing the pathologies of our racialized bodies in the context of a power structure designed to monetize on our genocide.

Grise proposes a collective self-defense system, that transcends resilience and resistance by creating strategies intended to dismantle and destroy oppressive structures instead of just tolerate them.

Your Healing Is Killing Me categorically deconstructs and disassembles ‘safe' self-care discourses that present themselves as the first or last frontier of political participation.

Solid.

Carolina Camacho / Negritud e Indigeneidad by Sociedad Cimarrona

Las políticas de identidad están históricamente sustentadas en un profundo nivel de conciencia y compromiso político que han cuestionado frontalmente a las estructuras de poder, al capitalismo, a los jineteos geopolíticos y a las agendas coloniales e imperiales.

Que no le digan que no le cuenten que las políticas de identidad parten únicamente del pigmento y de un par de “adjuntos culturales” como epicentro de su praxis y subjetividad social (Como la gran mayoría de políticas públicas, agendas liberales y hasta Univision nos ha intentado hacer creer).

Carolina Camacho le canta a la negritud y a la indigeneidad. Afrotaina es el sustantivo.

Hablar de Atabey no en un sentido restricto a la reminiscencia, sino como un dialogo necesario para entender a la mujer Negra del Caribe hoy en día.

La musicalidad es impecable y el performance centra a la voz no solo como un instrumento, sino como una plataforma útil que nos guía en esta experiencia para 'reencontramos con el futuro’.

Sólido, relevante y necesario. 

399B3142 (1).jpg

Carolina Camacho estará presente en Quintal Zumbante a celebrarse en la CDMX el 16 y 17 de Diciembre del 2017.

FLYERquintal1200x717.jpg

Ciudadanía según Zacarias / Brevisima semblanza fílmica detrás del borde by Sociedad Cimarrona

Así se cocina el discurso periférico, el arrabal como figura simbólica de la marginalidad en términos del espacio físico se quedó corto en los nuevos diseños sociales del neoliberalismo.

Aquellos futuros distópicos dibujados en los 70’s y 80’s lucen ingenuos con respecto a las realidades dramáticas del inframundo.

Las míticas historias del Palacio Lecumberri parecen fábulas con cierto nivel de benevolencia en comparación a cinco minutos al calor de cualquier centro federal de “readaptación” social en la República del invento.

La Marrana es la somatización grotesca del capitalismo en cada lado B de la historia colonial. 

Zacarías es la aspiración incesante por aferrarse a la vida a través de una fullería atrasada y obsoleta, un tahúr crackero producto de la estratificación y la violencia sistémica. 

El Carajo es la resilencia que tanto nos piden que celebremos después del trauma, las vejaciones, la tragedia, el arrebato; Una especie de necedad neurótica que sigue lacerando su propio cuerpo con tal de seguir persiguiendo un placebo.

Hay un poco de todos ellos en cada uno de nosotros, quienes fuimos crecidos al ritmo de un sinsentido histórico social que va mas allá de lo funcional, quienes bebimos de la crisis al hartazgo y entendemos mas allá de la respetabilidad en un esquema moral que solo en “los sures” puede comprenderse.

Una otra ciudadanía.

Así es la Vida, El Callejón de los Milagros, El Apando.

  La Marrana , Así es la Vida.

La Marrana, Así es la Vida.

De Pietri a SZA en un dia cualquiera. by Sociedad Cimarrona

Llámale al Reverendo Pedro Pietri, que FEMA inmunda no resuelve, insulta; apologias al genocidio.

Any given Sunday, cuando la linea de las plegarias se satura y nadie supo que carajo fue lo que pasó en Somalia. 

Ofelia a tres rounds con el tigre celta. Ofelia a tres rounds con un tigre celta en saldo blanco, como en el Cáucaso. 

8pm Phoenix warmth through silence. 

8am con SZA, concisa, balanceando la calidad de vida a través de la euforia.

Guarda el secreto y socializa.

Prohibida la metapoesía. 

Screen Shot 2017-10-17 at 2.31.45 PM.png

San Gregorio a Loíza / Muerte social y rentabilidad financiera. by Sociedad Cimarrona

La capitalización a partir del desastre no es un concepto nuevo, ha sido en si mismo uno de los motores cruciales en la carrera por combustionar algunas de las iniciativas mas mercenarias de la agenda neoliberal como remitente.

De booms inmobiliarios a costa de procesos de gentrificación despiadados y activación inminente de ONG’S como complejo industrial, a la reconfiguración del tejido social a través de modelos que agudizan la inequidad y estratificación.

A las estructuras de poder no les interesaba mucho que comunidades como la de San Gregorio Atlapulco en Xochimilco, México (y muchas otras) estaban literalmente bajo escombros después del terremoto, porque el brillo mediático de su asistencialismo estaba claramente enfocado no solo en zonas de mayor interés económico inmediato, sino en aquellas narrativas que pudieran acomodarse a un discurso que centra al “humanismo", a las expresiones de “solidaridad" y a valores de "conciencia cívica",  apelando de esta manera al "engrandecimiento el fervor patrio" como un vehículo idóneo para distraer y generar una cortina de humo capaz de aminorar la crisis en el sentir público, al punto de fabricar historias como la de Frida Sofía, mismas que cuadraron perfecto en un reality show donde la tragedia se convirtió en un espectáculo. 

El estado no merece ningún tipo de crédito. Fue la sociedad civil, particularmente los jóvenes, quienes coordinaron iniciativas de respuesta espontánea, de comunicación e información alternativa en momentos donde la especulación reinaba, de redistribución de la ayuda de formas mas justas y en muchísimos casos completamente al margen del aparato institucional. 

IMG_5631.jpg

En el caso de Puerto Rico tras el paso del Huracán Maria, el rol del gobierno federal se ha apegado a las practicas y estrategias de abuso colonial mas “típicas”; las que parten de la sobreexplotación y transmutan al desentendimiento, en un momento en que las necesidades mas básicas no son resueltas, generando una crisis humanitaria gravísima. 

Trump, fiel a la grotesca y por demás violenta teatralización de sus intervenciones públicas, haciendo uso de su ya común displicencia y beligerancia, repartió (mediante un aberrante movimiento que simulaba un juego de baloncesto) toallas de papel a población afectada por el huracán, como una miserable e indignante falta de respeto que no puede leerse mas que como una agresión directa, no solo al pueblo de Puerto Rico sino a cualquier persona con un mínimo sentido de la empatía.

El término “Estado Libre Asociado” no es mas que un eufemismo. Puerto Rico es una colonia de los Estados Unidos y la lucha por su independencia tiene años de trabajo y esfuerzo desde diferentes frentes.

Loíza y San Gregorio comparten muchos trazos símiles cuando de revisar la historia colonial se trata. Las poderosas ráfagas de viento y las abruptas sacudidas de la tierra se sienten en ambas latitudes como síntoma inequívoco de la rentabilidad financiera a través de la muerte no solo física sino social del históricamente oprimido. 

A problemas viejos, nuevas conversaciones, en un San Gregorio a Loíza express.